Psicología del fraude financiero

Todos hemos escuchado el dicho: “Demasiado bueno para ser verdad”. Los estafadores se ganan la vida asegurándose de que los tratos que promocionan parezcan buenos y verdaderos. El truco esta en averiguar cuándo “bueno” se vuelve “demasiado bueno”. El hilo conductor que une diferentes tipos de fraude es la psicología. Muchos estafadores exitosos son inteligentes, disciplinados y altamente hábiles en lo que hacen. Ya sea que hagan su lanzamiento a través de Internet, por teléfono, por correo o en persona, estos criminales tienden a usar las mismas tácticas una y otra vez. Son maestros de la persuasión, adaptando sus lanzamientos para que coincidan con los perfiles psicológicos de sus objetivos. Comienzan haciendo preguntas aparentemente benignas, sobre por ejemplo, la salud, la familia, las opiniones políticas, las aficiones o los empleadores anteriores. Una vez que sepan qué botones presionar, bombardearán sus objetivos con un aluvión de tácticas de influencia, que pueden dejar incluso a la persona más inteligente en una neblina. Estos métodos se utilizan para cometer fraude tanto por extraños como por familiares u otros seres queridos. En última instancia, los estafadores atrapan a sus víctimas para que tomen una decisión emocional, no racional. Es imposible compilar una lista de todos los esquemas utilizados por los perpetradores porque los estafadores, que gastan sus “carreras” y su vida desarrollando esquemas para defraudar y estafar a sus víctimas, están continuamente en la creación de nuevas estafas inventivas. Conocer la estafa exacta no es tan importante como entender que los estafadores confían en tácticas de persuasión diseñadas para tomar activos de las víctimas.

About Author

Andres Menendez LL.M

Abogado – Derecho Financiero- (Colombia) Profesional en cumplimiento normativo y manejo de riesgos legales para entidades financieras. Graduado con Maestría en derecho financiero de La Universidad Canadiense de York University. Especialista en prevención e investigación de lavado dinero.

Publicación Relacionada

Deja un comentario