Carga...
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
  • Address: Bogota, Colombia
  • Email Address: informacion@juridica.co

Archivos mensuales: julio 2020

julio 22, 2020

El fraude de inversión es una estafa en la que un individuo o entidad engaña a los inversores para que inviertan su dinero en una empresa, proyecto o producto que no existe o que no tiene la capacidad de generar ganancias. Los perpetradores del fraude de inversión pueden utilizar tácticas engañosas, como promesas de altos rendimientos en un corto período de tiempo, garantías de inversiones sin riesgo o testimonios falsos de supuestos inversores exitosos.

El fraude de inversión generalmente se refiere a una amplia gama de prácticas engañosas que los estafadores utilizan para inducir a las personas a tomar decisiones de inversión fraudulenta. Estas prácticas pueden incluir información falsa o engañosa u oportunidades ficticias.

El fraude de inversión puede adoptar muchas formas, desde esquemas Ponzi hasta ofertas públicas iniciales (IPO) fraudulentas, ventas de valores sin licencia, venta de productos financieros falsos o engañosos, entre otros. A menudo, los perpetradores del fraude de inversión se dirigen a inversores individuales que buscan oportunidades de inversión de alto rendimiento y que pueden ser susceptibles a promesas demasiado buenas para ser verdad.

En última instancia, el fraude de inversión puede resultar en la pérdida total o parcial de los ahorros de los inversores, y en algunos casos puede tener implicaciones legales para los perpetradores. Es importante que los inversores sean conscientes de los riesgos asociados con cualquier inversión y que realicen una investigación exhaustiva antes de tomar cualquier decisión de inversión.

El fraude de inversión puede implicar acciones, bonos, notas, materias primas, divisas o incluso bienes raíces, las estafas pueden tomar muchas formas. Por lo general, el perfil de las victimas es en su mayoría hombres con estudios universitarios y auto-suficientes a la hora de tomar decisiones. En su gran mayoría, las víctimas, tienen ingresos por encima de la media, y muchos inversores mayores (de 55 a 65 años) mostraron la voluntad de participar en conductas de riesgo financiero. Algunos de los comportamientos incluían no verificar el estado de registro de los profesionales o productos de inversión, estar abierto a nueva información de inversión y asistir a seminarios de inversión de comidas libres, y confiar en consejos de inversión de personas que conocían.

julio 19, 2020
julio 19, 2020

El robo de identidad es un delito que implica el acceso y uso ilegal de la información personal y/o financiera de una persona. Puede resultar en pérdidas financieras y dañar seriamente el historial de crédito de una víctima, lo que requiere un esfuerzo sustancial para reparar. El robo de identidad a menudo pone en marcha, o hace que una víctima sea más vulnerable a otros tipos de fraude financiero. El robo de identidad puede ser cometido contra cualquier persona cuya información de identificación personal nombre, número de Seguro Social, número de tarjeta de crédito, fecha de nacimiento, etc. esté expuesta. En un mundo cada vez más electrónico, todos estamos en riesgo.

Esquemas comunes de Robo de Identidad:

Estafas impostoras:

Se trata de pretender ser un individuo de confianza para convencer a las víctimas para obtener información personal que puede ser utilizada para obtener dinero.

Apropiación de tarjetas de crédito:

Se trata del robo de la la información de la tarjeta de crédito de una víctima durante una transacción legítima, es decir, en un restaurante, gasolinera o cajero automático.

Phishing:

Es el uso de correo electrónico no deseado o el teléfono para hacerse pasar por una organización legítima para atraer a las víctimas a revelar información de cuenta bancaria o de corretaje, contraseñas o PIN, números de Seguro Social u otros tipos de información confidencial. Smishing se produce a través de mensajes de texto con los mismos objetivos que el phishing.

Hacking:

Se trata de irrumpir electrónicamente en computadoras personales, bases de datos en instituciones financieras y minoristas en línea para robar información personal y/o valores.

Violaciones de datos:

incidentes en los que los datos sensibles, protegidos o confidenciales pueden ser vistos, robados o utilizados por un individuo no autorizado para hacerlo.

Robo de una cartera o monedero:

Uso de la licencia de conducir de alguien, cheques personales o tarjetas de crédito o débito directamente.

Buceo en contenedores:

Se trata de la busquda de informacion personal en las canecas de la basura para encontrar información personal para robar.

julio 17, 2020

Aunque hay innumerables casos de fraude financiero, la gran mayoría se presenta a una o varias de las conductas reprochables que en terminos generales causan el delito financiero:

  • Tergiversación de hechos materiales.
  • Ocultamiento de hechos materiales.
  • Soborno.
  • Conflictos de interés.
  • Robo de dinero o propiedad.
  • Robo de secretos comerciales o propiedad intelectual.
  • Incumplimiento del deber fiduciario.
  • Delitos estatutarios.
  • Identity theft.
julio 11, 2020

Todos hemos escuchado el dicho: “Demasiado bueno para ser verdad”. Los estafadores se ganan la vida asegurándose de que los tratos que promocionan parezcan buenos y verdaderos. El truco esta en averiguar cuándo “bueno” se vuelve “demasiado bueno”. El hilo conductor que une diferentes tipos de fraude es la psicología. Muchos estafadores exitosos son inteligentes, disciplinados y altamente hábiles en lo que hacen. Ya sea que hagan su lanzamiento a través de Internet, por teléfono, por correo o en persona, estos criminales tienden a usar las mismas tácticas una y otra vez. Son maestros de la persuasión, adaptando sus lanzamientos para que coincidan con los perfiles psicológicos de sus objetivos. Comienzan haciendo preguntas aparentemente benignas, sobre por ejemplo, la salud, la familia, las opiniones políticas, las aficiones o los empleadores anteriores. Una vez que sepan qué botones presionar, bombardearán sus objetivos con un aluvión de tácticas de influencia, que pueden dejar incluso a la persona más inteligente en una neblina. Estos métodos se utilizan para cometer fraude tanto por extraños como por familiares u otros seres queridos. En última instancia, los estafadores atrapan a sus víctimas para que tomen una decisión emocional, no racional. Es imposible compilar una lista de todos los esquemas utilizados por los perpetradores porque los estafadores, que gastan sus “carreras” y su vida desarrollando esquemas para defraudar y estafar a sus víctimas, están continuamente en la creación de nuevas estafas inventivas. Conocer la estafa exacta no es tan importante como entender que los estafadores confían en tácticas de persuasión diseñadas para tomar activos de las víctimas.

julio 10, 2020

Todo fraude utiliza el engaño para enriquecer a los defraudadores.

En caso de fraude financiero, el engaño y la argucia se utilizan junto con productos financieros, inversiones o activos personales como una casa. Si bien el fraude financiero abarca una amplia gama de comportamientos ilegales, nos centramos en los fraudes que se dirigen principalmente a las personas. Mientras que el fraude paricularmente varia de un esquema a otro, un conjunto similar de tácticas se utiliza para separar a las víctimas de su dinero, Esa generalmente incluyen : 

  • Ganar la confianza de las víctimas;
  • Utilizar información falsa para inducir a las víctimas a invertir o comprar productos que no existen;
  • Robar información de identificación.

Los perpetradores de fraudes tienen muy claro que el primer paso para desarrollar su plan es ganar tu confianza. Obvio, tu como victima no lo sabes, o no lo notas pues confiar en las personas es mas natural que la desconfianza. Admas los perpetradores son muy buenos en su tarea de ganar tu confianza. La piscología de la confianza esta basada en afirmaciones engañosas; en palabras principalmente. Esta confianza es reforzada y continuada con evidencias de situaciones aparentemente verdaderas y licitas, como por ejemplo la constitución de una empresa, la presencia de un local en un centro comercial o en un edificio de oficinas prestigiosas. En términos generales todos los fraudes financieros están edificados en relaciones de confianza que generalmente empiezan haciendo las preguntas adecuadas. 

Una vez establecido un nivel mínimo de confianza, el defraudador debe desplegar una serie de trucos y artimañas para obtener su objetivo final que es defraudar al incauto. Esta serie de artimañas obviamente deben de estar establecidas con anterioridad y deben ser adecuadas al tipo de fraude financiero a desarrollar de lo contrario careceria de veracidad. En este sentido debemos determinar de qué clase de fraude se trata para poder elaborarlo en detalle. Aunque cada vez hay nuevas modalidades, en terminos generales se pueden denominar los tipos de fraude mas conocidos. esto nos dirige a mencionar las categorias del fraude financiero. En sentido general los fraudes mas populares se podrian clasificar en:

Robo de identidad.
Fraude de inversión.
Fraude hipotecario y de préstamo.
Marketing masivo y otros fraudes.

 Por ejemplo: los esquemas ponzi, fraude de inversion, el fraude hipotecario, los esquemas de cuotas anticipadas, propiedades de tiempo compartido, y el robo de tarjetas de crédito son ejemplos comunes y cada uno de ellos abedece a un plan pre-establacido para desarrollarlo. 

Obtener una estimación precisa de la prevalencia del fraude, es muy difícil por una serie de factores. Las estimaciones varían, a veces ampliamente, debido a definiciones inconsistentes de fraude, diferencias en los tipos de fraude examinados y las poblaciones estudiadas, la información de fraude y el método utilizado para medir el fraude, como los registros de aplicación de la ley o las encuestas. Las estimaciones de prevalencia deben tenerse en cuenta en este contexto. Estudios recientes estiman que entre el 11 y el 15 por ciento de la población son víctimas de fraude financiero.

Independientemente de los diferentes estudios, se concluye que el fraude financiero es un problema importante y costoso. El costo financiero de las estafas de los consumidores en Colombia es de casi ocho billones de pesos al año. Estos números son probablemente la punta del iceberg. Los expertos en la materia son muy conscientes de que el fraude financiero es en gran medida incalculable. Denunciar la victimización se complica por los sentimientos de vergüenza y culpa, así como por otros factores complejos, como:

• no saber a dónde acudir;

• sentir que informar no haría la diferencia;

• temer que la presentación de informes conduzca a una pérdida de control legal o financiero;

• amenazas e intimidaciones de los perpetradores;

• pérdida de estima o prestigio en el grupo social de una víctima;

• preocupa que los informes puedan culminar en que un familiar o amigo sea arrestado o enviado a prisión, que es particularmente preocupante si el individuo depende del explotador; Y

• falta de confianza en la capacidad de las autoridades para responder y ayudar.

Una valiosa contribución que los defensores de las víctimas pueden hacer a la causa de la lucha contra el fraude financiero es alentar a las víctimas a denunciar el delito. Los defensores pueden ayudar a las víctimas a superar el estigma de ser “tomadas” por un estafador. Pueden simpatizar con lo que ha sucedido, pero también enfatizar el valor de tomar medidas, incluyendo denunciar el delito a las  autoridades  apropiadas.

julio 10, 2020

Que hacer ante el Fraude financiero?

Ayuda a las víctimas de fraude financiero

Cuando se produce un fraude, las víctimas deben afrontar escuelas devastadoras, robo de identidades, crédito dañado y pérdida financiera, y una dolorosa gama de emociones que incluyen ira, miedo y frustración. Ahora, como se debe responder cuando se es víctima de un fraude financiero? debes familizarte con todo, desde determinar el tipo de fraude hasta reportarlo a las autoridades competentes. Tambien debes establecer expectativas razonables de recuperación y a manejar las consecuencias emocionales del fraude financiero.

Algunos de los primeros pasos para prevenir fraude financiero deben ser:

• reconocer quienes son vulnerables al fraude financiero;

• identificar técnicas de persuasión; Y

• reducir las conductas de riesgo haciendo preguntas y comprobando información.